En el post anterior hablamos de una serie de consejos que recomendamos seguir a la hora de crear un blog. Estos consejos también eran aplicables al desarrollo de una web.

En esta segunda parte vamos a ver los 9 consejos restantes, que están enfocados exclusivamente a los blogs más que a las webs.

8. Crea menús estáticos

Además de una línea de tiempo en la que se muestren en orden cronológico inverso los artículos que hemos publicado, es recomendable tener una barra de menús en la que se pueda acceder a páginas con contenido invariable.

Por ejemplo, una página de presentación tras un menú que se llame “Quiénes somos” o “Nosotros” y/o una página donde se faciliten datos de contacto (incluso un formulario) para cualquier persona que desee preguntar, sugerir o colaborar. Estas dos páginas, la de presentación y la de contacto, las consideramos imprescindibles.

9. Administra bien los usuarios

En la mayoría de los blogs hay varias personas que lo gestionan: creadores de contenido, supervisores, gestores de comentarios, administradores, diseñadores…

En cualquier proyecto puede haber conflictos y negarlo puede ser lo que termine destruyéndolo todo. Ya me he encontrado casos en los que, por no tomar las medidas de seguridad adecuadas, una persona que en principio es de confianza cambia las claves de acceso al back end del proyecto y se queda con todo un proyecto que pertenece también a otras personas.

Mi recomendación es sencilla: si el proyecto es tuyo, no dejes que nadie más disponga de las claves de acceso que permiten cambiar las claves de acceso y dar de alta y baja a otros usuarios. En WordPress existe un plugin maravilloso para definir los privilegios de cada rol de usuario, de forma que puedes crear un administrador que pueda hacer de todo excepto esas dos cosas. El plugin es User Role Editor.

Si el proyecto es de más de una persona, obviamente no hay más remedio que confiar y creer en la integridad de los demás miembros del equipo.

10. No dejes pasar mucho tiempo sin publicar contenido nuevo

Lo ideal es publicar como mínimo 1 artículo semanal, y si pueden ser 2 ó 3 mucho mejor. Cuanto más rápido se publiquen artículos nuevos, más cantidad de contenido habrá en menos tiempo y más combinaciones generarás para aumentar las probabilidades de aparecer en los resultados de búsqueda de Google y de generar backlinks.

Además, los suscriptores a tu blog, que lo son porque ven interesante el contenido que ofreces, agradecerán que pase el menor tiempo posible para ver un nuevo artículo que satisfaga el motivo por el cual se han suscrito.

11. Trabaja el SEO para cada artículo que escribas

Cada vez que publiques un artículo nuevo no olvides optimizarlo para mejorar las probabilidades de aparición en los resultados de búsqueda de Google: redacta un metatítulo y una metadescripción propias, asegúrate de añadirlo al sitemap del blog, crea títulos optimizados para buscadores…

Próximamente publicaremos un artículo sobre los aspectos SEO más básicos para cubrir en cualquier proyecto web (blog, web, tienda online, landing page…). Estad atent@s.

12. Coloca términos clave en todos tus artículos

Relacionado con el punto anterior y el SEO, es importante que, en el contenido de cada uno de tus artículos, utilices de forma más frecuente que otras palabras los términos con los que pretendes que la gente encuentre tu artículo en Google. Si además señalas esos términos en negrita (siguiendo un criterio racional a ojos del lector), tus posibilidades de aparecer más arriba en los buscadores aumentarán.

Lo aconsejable es escribir esos términos con una densidad del 3%, es decir, que de cada 100 palabras, 3 de ellas sean ese término. Podemos aumentar la frecuencia, pero cuidado con pasarse o Google podrá marcar el contenido como spam.

13. Para los títulos, utiliza listas, “cómos” y preguntas directas

Además de hacer atractivo el contenido para los buscadores, es muy importante también hacerlo atractivo para los visitantes, ya que de ellos, de sus visitas y del tiempo que permanezcan en la página depende que tu blog vaya subiendo o bajando posiciones en Google.

Las listas, los “cómos” y las preguntas directas son tres de las técnicas que mejor funcionan para que el usuario sienta curiosidad por lo que hay detrás de ese título, por leer el contenido. En nuestro blog los utilizamos siempre. Ejemplos:

Si sientes una mínima curiosidad por saber qué hay detrás del título (y suponiendo que el tema del que tratan te interese, por supuesto), el título ha cumplido su función.

14. Escribe para todos los públicos

Esto no quiere decir que si tienes un blog sobre sexo tengas que explicar las cosas echando mano de cigüeñas que vienen de París o de las abejas y el polen. Se trata simplemente de escribir con los términos más comunes y populares que puedas.

Hay una ley matemática, la Ley de Zipf, de la que se saca que en cualquier idioma hay un pequeño conjunto de palabras que se repiten mucho: las más comunes. Para asegurar la buena comunicación debemos usar más esas palabras comunes y menos las rebuscadas que nos hacen parecer cultos.

Si quieres decir “este artículo trata de”, no digas “este artículo versa sobre”. La idea es tan sencilla como “no lo escribas si no lo dirías”. Dicho de otro modo: si usarías otras palabras en una conversación, no utilices por escrito las más rebuscadas.

15. Escucha todos los comentarios

Es más habitual de lo que parece no publicar un comentario en un blog porque la persona que lo ha enviado critica algún aspecto de él, algún artículo o algún contenido. El resultado casi siempre es desastroso: imagina que esa persona tuitea o publica en alguna red social que no le hemos publicado y respondido a su comentario. Corremos el riesgo de que se extienda como la pólvora por internet y que nuestra imagen de transparencia y de comunicación quede empañada para siempre.

Si la crítica es constructiva, debemos publicarla y responderla siempre, siendo educados y argumentando a nuestro favor. Hay veces en las que no es fácil, por eso existen personas especializadas en el feedback y la gestión de comentarios.

La única excepción es cuando nos encontramos con comentarios que usan insultos, palabrotas o que tienen contenido inmoral o que se vea que es spam. Esos comentarios los eliminaremos sin tan siquiera contestar a quienes nos los han enviado.

Por cierto, algo que cae de cajón: ponedle a vuestro blog un filtro para que ningún comentario se publique sin la aprobación de un gestor de comentarios o administrador. Si no lo hacéis corréis el riesgo de que esos comentarios insultantes o denigrantes posicionen a vuestro blog en internet con esa misma imagen.

16. Maximiza la difusión

Cuanto más difundas tu blog (o uno de sus artículos), más posibilidades tendrás de que alguien lo enlace desde su web, blog, portal… Por eso es conveniente que cubras todas estas vías de difusión:

  1. Feed. Un feed es un canal web que recoge todas tus entradas. En las webs creadas con WordPress lo puedes ver escribiendo /feed después del dominio (www.midominio.com/feed). El problema es que este feed da por defecto pocas opciones de suscripción: marcadores dinámicos, My Yahoo!, por e-mail con Outlook o a través de aplicaciones de escritorio. Pero si usamos FeedBurner de Google le daremos a nuestros sucriptores la opción de agregar nuestro feed a otros lectores como Netvibes o Bloglines, por citar los más populares. Teniendo esta opción, ¿por qué vamos a arriesgarnos a perder suscriptores que usen estos lectores?
  2. Redes sociales. En tu página de Facebook, en tu Twitter, en tu Pinterest… Utiliza las redes sociales y la viralización que ofrecen para difundir tu contenido por todo internet.
  3. Foros. Date de alta en foros relacionados con la temática de tu blog y abre temas de discusión o participa en otros ya abiertos enlazando tu contenido como parte de tu pregunta o respuesta. Eso sí, asegúrate de que realmente aporta algo y de que no tenga apariencia de spam o los moderadores tendrán un motivo para eliminar tu mensaje.
  4. Marcadores sociales. Crea una cuenta en Delicious o en Menéame (u otras redes del estilo) y difunde cada uno de tus artículos.
  5. Otros blogs. Hay quienes no contemplan la posibilidad de escribir a otros blogueros enlazándoles un artículo recién publicado y animándoles a compartirlo en su blog. ¿Por qué no? Es una forma muy buena de tejer una red de contactos y de generar backlinks hacia tu blog, lo que mejorará su calidad a ojos de Google y otros buscadores.

¿Conocéis alguna otra técnica que se pueda usar para mejorar la calidad y la visibilidad de un blog? Podéis compartirla con nosotros dejando un comentario (que publicaremos siempre a no ser que contenga contenido denigrante o difamatorio, por supuesto).