Cada vez son más las webs que integran un blog (como es nuestro caso) o los blogs con páginas estáticas que nacen en internet.

Esta combinación blog-web y web-blog ocurre porque las personas, marcas y empresas se están dando cuenta de que, mientras que una web permite una presentación corporativa o de productos de forma estática, un blog brinda 3 de los pilares esenciales para conseguir que un producto triunfe en internet:

  1. Permite captar el interés real del usuario al ofrecerle más contenido que el comercial
  2. Ayuda a mejorar el posicionamiento web al indexar contenido nuevo cada poco tiempo
  3. Aumenta las posibilidades de conseguir backlinks o links externos

Pero puede que te surjan preguntas como ¿por dónde empiezo?, ¿qué herramienta utilizo?, ¿cómo redacto mis artículos?, ¿cómo consigo que la gente lo conozca? Si te sientes identificad@ con alguna de estas cuestiones, seguro que estos 16 consejos te serán de utilidad.

Vamos con los 7 primeros, que son aplicables tanto para un blog como para una web.

1. Crea tu blog con WordPress

Ya explicamos en otro artículo las ventajas de crear una web con WordPress, también aplicables a los blogs.

WordPress nació como plataforma para diseñar blogs, aunque después se extendiese a los terrenos de la web presencial y corporativa, de las tiendas online y de las landing pages. Con más de 27.000 plugins y más de 2.000 temas (themes) gratuitos en su directorio oficial y muchísimos más a la venta en internet, WordPress es líder el mercado de los CMS. ¿Por qué elegir otro?

2. Utiliza un nombre de dominio sin residuos

Imagina que eliges un dominio para tu blog, lo instalas, trabajas duro en él y un buen día te enteras de que otra persona había usado antes que tú ese mismo nombre de dominio y lo había usado para enviar spam o tenía vinculada a él una web infectada por malware. Como consecuencia, Google lo bloqueó y lo trató como una amenaza. Esa persona se deshizo del dominio y ahora tú has cogido el relevo arrastrando todo ese horrible historial. ¿Se te ocurre una situación peor?

Para asegurarte de que esto no pase, debes comprobar primero el historial del dominio que tienes planeado registrar. Para ello puedes usar herramientas como el buscador de dominios de WHOIS (que requiere una cuenta de pago para poder consultar datos más avanzados) o el WayBackMachine de archive.org, que tiene una base de datos con 364 billones de páginas web almacenadas desde 1996.

Sea cual sea la herramienta que utilices, nuestro consejo es el siguiente: si alguien lo ha usado antes, deséchalo y elige otro dominio.

3. Protégete contra el spam y el malware

Las webs y blogs creados con CMS como WordPress corren mucho más riesgo de ser infectados que las webs y blogs hechos a medida (desarrollados desde cero con HTML, PHP y otras tecnologías web). Esto ocurre porque hay malware creado específicamente para estas plataformas o porque, por su configuración, son más vulnerables.

Para proteger bien tu blog WordPress deberás, como mínimo:

  1. Instalar un antispam, un cortafuegos y un antivirus. Puedes conseguir los tres en uno con el magnífico plugin All in One WP Security & Firewall.
  2. Mantener actualizado tu WordPress, tus temas y tus plugins AUNQUE NO LOS ESTÉS USANDO. Si no los usas, lo mejor es que los elimines. Cuanto más desactualizados los tengas, más probabilidades tendrás de sufrir un ataque de malware.

4. Personaliza el diseño

Como ya comentamos en otro artículo, hay quien se niega a utilizar temas (y por tanto, WordPress y otros CMS) porque cree que una web o un blog creados con una “plantilla” le limitarán las posibilidades de personalización. Y no es así para nada: WordPress incluye un editor de código en el que se puede escribir HTML, CSS, PHP y JavaScript.

Ya sólo con CSS se pueden crear webs completamente distintas unas de otras sin tocar para nada el código estructural (HTML). ¿Quieres una prueba? Échale un vistazo a CSS Zen Garden, una plataforma donde desarrolladores de todo el mundo se descargan un archivo HTML y un archivo CSS y, sin tocar el primero, tienen que conseguir un diseño completamente nuevo a los que ya existen en la galería.

Por eso no hay nada de malo en que utilices un tema como base para tu blog, sino todo lo contrario. Usar un tema te permite, entre otras cosas, ahorrar un tiempo precioso: en la escritura de código, en la comprobación de los estándares, etc.

Pero no te contentes con eso. Haz tuyo el diseño, ponle tu marca. Colores, tipografías, tamaños, posiciones… Todo eso lo puedes variar a tu antojo sólo con las CSS. Si no sabes escribir CSS, contrata a un desarrollador web. La inversión merecerá la pena.

5. Hazlo responsive

Cada vez se accede más a internet a través de móviles y tablets. ¿Vas a arriesgarte a impedir que alguien que encuentre tu artículo deje de leerlo porque el texto se ve pequeño en su smartphone? Si lo leyese, puede que le gustase tanto que decidiese compartirlo en su web o en sus redes.

Recuerda: responsive = adaptado a móviles, tablets y dispositivos = obligatorio para no perder suscriptores, seguidores y backlinks.

6. Pon tu contacto

Puede parecer un consejo de perogrullo, pero nos hemos encontrado casos en los que se habían olvidado de esta parte.

En cualquier web o blog debe haber una forma de contactar con el propietario o con el administrador a fin de que los visitantes puedan enviar preguntas, pedir información, realizar sugerencias o reclamaciones, avisar de un fallo concreto en alguna página de la web o artículo del blog…

Puedes facilitar tu contacto de dos formas:

  1. Poniendo directamente tu e-mail y/o tu teléfono (recomendamos las dos)
  2. Poniendo un formulario de contacto. Para ello puedes usar el plugin Contact Form 7. No olvides asegurarte antes de que cumples con todos los imperativos legales en LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos) y similares de tu país. Si no los cumples, si no estás seguro o si estás en proceso de papeleo, te recomendamos que pongas sólo tu e-mail y tu teléfono hasta tenerlo todo en orden.

7. Monitoriza todas las visitas

Supongamos que ya tienes un blog creado con WordPress, que has trabajado el SEO, que lo has difundido por todos los medios… ¿Cómo puedes saber si la estrategia que estás siguiendo es la correcta? La palabra clave es monitorización.

Monitorizar (o analizar, o trackear) significa estar al corriente de las visitas que llegan a tu blog o web, cuánto tiempo permanecen en él, desde dónde llegan y otros datos que te servirán para saber si efectivamente estás siguiendo la estrategia de difusión correcta.

La herramienta líder para monitorizar es Google Analytics. Con ella podrás conseguir todos estos datos de forma rápida, sencilla y directa. Para integrar Google Analytics con WordPress recomendamos el plugin Google Analytics Dashboard for WP.

__________________________________________

¿Quieres más consejos? Puedes leer nuestro artículo 16 consejos para crear tu blog (parte 2)